LA SELECCIÓN NO SE “CODIFICA”