LA REGIÓN PAGA LA LUZ MÁS CARA DEL PAÍS