LA POLICIA “ENTRA EN CALOR”