LA NUEVA GENERACIÓN, LA MAS OBESA