LA NOCHE DE LAS PATENTES PERDIDAS