LA “LEY JUSTINA”, DUPLICÓ LOS DONANTES