LA FAMILIA SOROETA “SOBREVIVE” EN LA ESQUINA