LA CULPA NO ES DEL CHANCHO…