Igualdad: ¿TAMBIÉN EN LA ENTRADA DE LAS DISCOS?