GOBERNADORA, ¿POR QUÉ NO FUE AL HOSPITAL?