Escuelas Fumigadas: UNA REALIDAD QUE MERECE SER VISTA