EL “TRONO” TIENE SU DÍA