¿Es cualquiera?: EL “TRONO” TIENE SU DIA