EN SANCOR, NADA CAMBIÓ