EL RIESGO DE QUEDARNOS A OSCURAS