El viaje de Vidal: BRAGADO SÍ, CASARES NO