EL TURISMO DEL CENTRO PIDE PISTA