EL TRIGO, DE BUENO A EXCELENTE