EL TRIGO COMPLETÓ UNA SIEMBRA HISTÓRICA