EL TREN, EL VERDADERO “LOW COST”