EL SUEÑO DEL “PIRATA” ES REALIDAD