EL SEGURO, DESDE EL CELU