EL SAME LLEGO A CARLOS TEJEDOR