EL JUDO PIDE UN ESPACIO