“EL HERMANO RAÚL”, CULPABLE