EL GOLEADOR VA AL BANCO…