EL GEN, OTRA VEZ RECALCULANDO