¿EL AGRO SALVA AL COMERCIO DEL INTERIOR?