EL 70% DE LA PROVINCIA SUFRE EL ARSÉNICO