Económica y climática: SE IMPONE LA SEQUÍA