“DOS SEÑORES ATORRANTES”, PERO SOLIDARIOS