DESPUÉS DEL “FRUTAZO” SE VIENE EL “LECHAZO”