DEJAR DE FUMAR, UNA REALIDAD “VIRTUAL”