DEFINEN A LA PICASA COMO “UNA PEQUEÑA BOMBA”