Decadentes y Guasones: CASARES, ALLÁ VAMOS