CUANDO DEMOCRACIA ES GÉNERO FEMENINO