CUANDO “C” QUIERE, SE PUEDE…