EL DESAPARECIDO ESTABA “ESCONDIDO”