COMO “SAPO” DE OTRO POZO