COMO A ALCIDES, PUEDE SALVARLO “VIOLETA”