Clínica Oeste: COMO EL AVE FENIX, CAPITULO II