CARBAP, SUFRE UN “PICO DE PRESIÓN” FISCAL