BOTAFOGO, UNA CITA IMPERDIBLE CON EL BLUES