BOLIVARENSES PODRÁN ACOGER NIÑOS VULNERADOS