BARROSO ASEGURA NO ESTAR “EN ROJO”