“BAJANOS LOS IMPUESTOS, MARIÚ”, PIDE EL CAMPO