ATLÉTICO Y UNA DERROTA QUE PUEDE REVERTIRSE