Opina Juan P. Parise: EXTINCIÓN DE DOMINIO