MARTILLEROS PROPONEN “REGLAS CLARAS”