Agua: LA ÚNICA “PRESIÓN” ES CONTRA LA AUDIENCIA