“AGROECOLOGÍA NO ES PARA LOCOS, NI HIPPIES, NI POBRES”